Anticonceptivos y aconceptivos

Vivimos en una sociedad heteronormativa en donde lo importante en una relación sexual es la penetración.

Se hacen charlas breves en los institutos  de “educación sexual”, que más bien podrían llamarse “prevención del embarazo y de las E.T.S”, en donde explican todo tipo de anticonceptivos para prevenir el embarazo y hacen hincapié en el uso del preservativo como medio para prevenir E.T.S, ya que el resto de anticonceptivos no las previenen. Y ahí se queda la “educación sexual”.

Sin menospreciar esta información que se da a lxs jóvenes y que es más que necesaria, y sin entrar en si eso es educación sexual o no, siguiendo en la línea de los anticonceptivos… ¿por qué se parte siempre de que la verdadera relación sexual, o mejor llamada relación erótica, es aquella en la que hay penetración? ¿por qué no se enseña a lxs jóvenes que hay otra serie de prácticas eróticas en dónde no hay riesgo de embarazo ni de E.T.S? ¿por qué no se potencian también otras maneras de disfrutar con la otra u otras personas deseadas? esto es lo que se llamarían los aconceptivos y que no son más que las “prácticas eróticas que no dan lugar a la concepción” (Efigenio Amezúa).

La penetración (vaginal) es necesaria para la procreación de la especie y es una práctica erótica que podemos disfrutar, ¡claro que sí! pero ¿es lo más importante? ¿es la única forma o el objetivo final de una relación sexual? (sobre todo para las mujeres y hombres con vagina, porque recordemos que hay hombres que la tienen también, que si nos basamos en el orgasmo como objetivo último de la relación erótica, cosa sobre la que también podríamos debatir, muchxs de ellxs no lo consiguen mediante la penetración vaginal). ¿Son las demás prácticas, los llamados “preliminares”, menos importantes o no son una práctica en sí porque son solo eso, preliminares? ¿están las relaciones eróticas y la “educación sexual” que reciben nuestros jóvenes siguiendo un modelo heteropratriarcal? Que la penetración es placentera: sí, pero quizás no para todxs o no en todos los momentos, ¿o sí?

¿Problemas psicológicos?

En una sociedad hiperpsicologizada e hiperpsiquiatrizada parece que los problemas psicológicos están en alza pero… ¿son realmente problemas psicológicos?

Muchos problemas o dificultades normales de la vida, problemas existenciales, éticos o morales son eso: problemas de la vida, éticos, morales etc., pero no son problemas psicológicos. Muchas personas pueden verse beneficiadas en que se traten como tales porque así se eximen de la responsabilidad de las decisiones de la vida. Por otro lado, la misma industria farmacéutica se puede beneficiar de esto y muchas veces las soluciones – los fármacos – se crean antes que el problema.

En el caso de algunos problemas psicológicos infantiles – como el famoso TDAH- cabría preguntarse si es realmente un problema o si es la sociedad y la forma de funcionar de esta la que no permite niñxs “revoltosxs”. Sin entrar ahora en este caso en particular con tanta diferencia de opiniones entre los profesionales, tan sólo pararnos a reflexionar sobre ello sería lo oportuno. Aunque no hay que olvidar que los problemas psicológicos no son independientes de la cultura y sociedad en la que se vive.

Los problemas psicológicos, que son la forma que tiene la persona de relacionarse con la vida, con su entorno, la forma en que ha aprendido, y que mantiene, a interrelacionarse con lxs otrxs y consigo mismx. Esta es la única forma, la más funcional, que la persona tiene de relacionarse con la vida.

Se entiende que un Trastorno Psicológico se da cuando empieza a interferir en la vida del paciente, entonces ¿interfiere en la vida del paciente y ya es un problema o creamos el problema (poniendo límites a la normalidad según convenga) y aunque esa persona esté estupendamente le creamos el problema?

Creo que, yendo acorde a mi proceso de aprendizaje, dejaré estos interrogantes para contestarme yo misma en siguientes entradas con el tiempo; aunque tenga ya una opinión formada que es objeto de ser moldeada por el mismo proceso de aprendizaje.

Lo que quiero adelantar, y que escribiré en otra entrada, es que muchos de los problemas e infelicidades que tenemos tienen que ver con la idea de felicidad que nos venden.

¡Comenzamos!

¡Ya tenemos web! Con ella queremos lograr un espacio en donde compartir información de las diferentes disciplinas a las que nos dedicamos (Sexología, Psicología, Enfermería, Gerontología, Educación Social) así como las distintas actividades que vayamos realizando.

Tenéis un lugar en esta web para poneros en contacto con nosotrxs para lo que queráis. También podéis hacerlo en este email: sexpresandose@gmail.com

Si quereis saber más de nosotrxs mirad en el apartado Quiénes somos.

Un saludo. ¡Esperamos que os guste!