Edad avanzada y relaciones eróticas

Cuando nos vamos haciendo viejxs está muy mal visto tener relaciones eróticas, masturbarse etc. Esta dimensión es negada a personas mayores, que no pueden disfrutar como lo hace cualquier otra persona. Aunque es verdad que la mentalidad va cambiando poco a poco, aún queda mucho por hacer.

No se pueden negar una serie de cambios corporales y fisiológicos con el paso de la edad, pero ello no impide que se pueda seguir disfrutando de las relaciones eróticas.

Algunos de los cambios que se producen en mujeres y hombres con pene son: la fase de excitación tiende a exigir más tiempo, al igual que la erección. Esta posiblemente no sea de igual dureza que cuando se era joven. La fase de resolución (desde que ocurre la eyaculación hasta que el pene vuelve a su tamaño habitual) suele ser más breve, y acostumbran a tener una fase refractaria más larga. La eyaculación puede ser menos imperiosa y con menos líquido seminal…(estos son solo algunos de los cambios que se pueden producir)

Por otro lado, lxs hombres y mujeres con vagina pueden tener los siguientes cambios con la edad:  puede pasar que se necesite más tiempo para la lubricación vaginal y se lubrica en menos cantidad, dando lugar a la sequedad. Las paredes de la vagina se vuelven más delgadas y menos elásticas, el clítoris puede disminuir de tamaño pero ello no indica que la estimulación sea menor…

Que haya cambios con la edad no significa que ya no se pueda disfrutar y vivir(se) como uno desea. En el caso de la sequedad, por ejemplo, un lubricante lo soluciona. Los hombres y mujeres con pene tienen unos procesos más lentos con respecto a cuando eran jóvenes y esto puede favorecer enormemente las relaciones eróticas, ya que la sexualidad del hombre o mujer con pene joven es rápida, urgente; la de la mujer y hombre con vagina se asocia a una sexualidad más lenta. Hay menor preocupación por embarazos no deseados  y un largo etc. de pros que tiene la sexualidad y su expresión en personas mayores.

Hay que disfrutar de las relaciones eróticas a cualquier edad si se quiere y vivir(se) como uno desea. Los cambios no significan más que un modo diferente de disfrutar, de hacer las cosas o de vivir(se), no necesariamente tiene que ser peor.

 

El VIH y los mitos que se mantienen

Hoy se cumplen 25 años desde que Magic Johnson hizo el anuncio público de que era portador del VIH; un hecho que sirvió, de algún modo, para romper con las ideas malintencionadas que hablaban de que el virus sólo afectaba a determinados grupos -denominados, con mucha mala idea, de riesgo-. Los medios de la época informaban diciendo que tenía SIDA, y eso que él mismo lo desmentía en el comunicado.

Más tarde Johnson dejó el basket, en parte por las exigencias físicas y en parte por el miedo al contagio, debido a la falta de información -él mismo tuvo que empezar a informarse de algo que desconocía por completo hasta ese momento-.

Desde entonces se ha convertido en uno de los referentes de la lucha.

Como digo han pasado 25 años, y hoy, debido a la mala costumbre que tengo de leer los comentarios de la noticia, he visto que dos personas dialogaban sobre el tema: una hablaba de que el exjugador tenía SIDA -teniendo ahí mismo el vídeo en que negaba tal situación- como si fuese lo mismo que ser portador, y la otra, con cierto tufo magufo, aseguraba que no era muy creíble eso de que tenía VIH porque su mujer no lo tenía y además a él no se le notaba físicamente… Sigue la desinformación.

Habrán pasado 25 años sí, pero hay mitos que nunca caen -y no hablo del que representa Magic para el deporte-.