Paracetamol, ibuprofeno y aspirina

pastillas

Cuando nos encontramos mal, la práctica de medicarnos por nuestra cuenta con alguno de estos 3 medicamentos está a la orden del día. Pero muchas veces no se usan como es debido:

El paracetamol es un antipirético (reduce la fiebre) y analgésico (reduce el dolor), pero NO es antiinflamatorio. Está indicado para el dolor (que no sea de tipo inflamatorio) y para la fiebre. Muchas personas usan el paracetamol cuando tienen algún tipo de dolor que conlleva inflamación, y para ello sería necesario un antiinflamatorio.

El ibuprofeno es antitérmico, analgésico y tiene un potente efecto antiinflamatorio. Por lo tanto para infecciones, dolores musculares, dismenorrea, dolor de garganta etc. -cualquier dolencia que conlleve inflamación- estaría indicado. Por el contrario, su efecto antitérmico es muy débil y por ello está recomendado el paracetamol o la aspirina en su lugar. Muchas personas tienen que tomar protectores gástricos (omeprazol por ejemplo) a la vez porque daña la mucosa gástrica. También es antiagregante plaquetario (ver siguiente párrafo).

La aspirina (Ácido acetilsalicílico) tiene los tres efectos: analgésico, antipirético y antiinflamatorio. Además, también es antiagregante plaquetario haciendo que la sangre no se coagule, por lo tanto, las personas que están a tratamiento con heparina, sintrom… tienen que consultar primero al médico -y seguramente no puedan tomarla- porque podría producirse una hemorragia.

Esto es, tomamos medicamentos que creemos inocuos, los cuales no necesitan receta para ser adquiridos, -y no solo tomamos, si no que abusamos-

El VIH y los mitos que se mantienen

Hoy se cumplen 25 años desde que Magic Johnson hizo el anuncio público de que era portador del VIH; un hecho que sirvió, de algún modo, para romper con las ideas malintencionadas que hablaban de que el virus sólo afectaba a determinados grupos -denominados, con mucha mala idea, de riesgo-. Los medios de la época informaban diciendo que tenía SIDA, y eso que él mismo lo desmentía en el comunicado.

Más tarde Johnson dejó el basket, en parte por las exigencias físicas y en parte por el miedo al contagio, debido a la falta de información -él mismo tuvo que empezar a informarse de algo que desconocía por completo hasta ese momento-.

Desde entonces se ha convertido en uno de los referentes de la lucha.

Como digo han pasado 25 años, y hoy, debido a la mala costumbre que tengo de leer los comentarios de la noticia, he visto que dos personas dialogaban sobre el tema: una hablaba de que el exjugador tenía SIDA -teniendo ahí mismo el vídeo en que negaba tal situación- como si fuese lo mismo que ser portador, y la otra, con cierto tufo magufo, aseguraba que no era muy creíble eso de que tenía VIH porque su mujer no lo tenía y además a él no se le notaba físicamente… Sigue la desinformación.

Habrán pasado 25 años sí, pero hay mitos que nunca caen -y no hablo del que representa Magic para el deporte-.

Estudiamos… ¿y después qué?: crítica a cuatro manos

Empecemos por Enfermería, por favor: te pasas 3 años estudiando y haciendo prácticas en el hospital, de forma que tienes toda la mañana clase y luego prácticas o viceversa y aun tienes que tener tiempo para estudiar. Luego, haces la adaptación al grado para por si acaso..sales muy preparadx la verdad, pero pasa mucho tiempo, incluso años, hasta que te llaman por primera vez para trabajar, ¿y que pasa? que te llaman hoy para un sitio un día, mañana para otro sitio….y no te creas que te llaman con tiempo de antelación, ¡que va! incluso te llaman hora después de haber empezado el turno (sí, lo puedo asegurar), o te mandan a diferentes lugares en el mismo turno…después está el lidiar con la gente que se queja porque: si lxs enfermerxs tardan, sino saben… pero claro, aquí no pasa como en medicina que te especializas, aquí tienes POCAS especialidades, y sino te gustan te fastidias y pasas a ser la marioneta de la seguridad social, con lo cual, tú tienes que saber de todo, ser espertx en todos los campos. Para hacer sustituciones de 3 semanas de vacaciones llaman a unx enfermerx cada 3 días para que la bolsa se mueva (sí, yo fui una de ellas) a pesar, incluso de ser servicios especializados en los que debes tener experiencia (y no la tienes, claro). Así que lo siento, salimos formadxs, no nos llaman, y he de decir que tampoco te dejan hacer prácticas voluntarias fácilmente por temas de seguro y demás. Con lo cual….¿ofreces trabajar gratis y tampoco? en algunas comunidades te dejan hacer un “perfil de urgencias”, “de quirófano” etc. que es un título propio que vale más de 1000€ y que solo te vale para esa comunidad (sí, yo quise hacer prácticas voluntarias en urgencias y me dijeron que hiciese ese perfil y sino el máster de urgencias que tiene plazas limitadas y también vale una pasta). Eso sí, después cuando te llaman para trabajar, después de años, tienes que acudir, sino te penalizan en las listas….y con esto de la “crisis” en muchos sitios estás solx sin unx enfermerx compañerx a quien pedir ayuda.

Pero resulta que luego haces un Máster en Gerontología cuya figura, a pesar de estar supuestamente reconocida, cualquier persona hace la labor que deberías desempeñar tú con dos años específicos de formación.

¿Y Psicología? esto ya es lo mejor, yo que me quejaba de enfermería…por lo menos con enfemería podías ejercer nada más acabar, ahora con psicología nos quitan un año de carrera para obligarnos a hacer un máster (así pagamos más, les viene muy bien) pero, si por ejemplo quieres ir por clínica, y ya dejando de lado el dinero…¿con qué te encuentras? con que los másters tienen muy pocas plazas, poquísimas, así que seguramente si no tienes una media de más de un 8 no entres en ninguno. Y diréis vosotrxs: “está muy bien, así van los mejores” ¿de verdad creéis que quien mejor se adapta al sistema educativo y aprende a “estudiar para aprobar” es quien más sabe? porque os diré una cosa…Bolonia lo deja bastante fastidiado para aprender, ya que materias que se deberían de dar en un año se dan corriendo en 4 meses. Claro que hay personas que estudian y sacan buenas notas y se merecen esa gratificación, y seguramente aprendan, pero lxs mismxs profesorxs nos dicen que “la finalidad del grado no es que salgamos sabiendo hacer terapia”, así que, tanto los que estudian como los que no, necesitan formación complementaria por su cuenta para poder aprender lo que debemos aprender ¿y dónde? en un máster CARÍSIMO, ¡ay! pero que en ese máster a veces te piden experiencia ¿no lo sabíais?, ¿cuándo? porque en tus 4 años de carrera no te da tiempo ni a comer un día tranquilamente. Otra opción para la clínica: el PIR, ¡ay el famoso PIR! que tiene 128 plazas para 8.000 candidatos, y que por si esto fuese poco, quieren poner que necesites el máster para poder presentarte al PIR. Está bien pero, por favor, aumenten las plazas. ¿Cuántxs psicologxs hay en el sistema público? yo creo que se necesitan bastantes… pero ya partiendo de que el estado no quiere pagar esos puestos… resulta que en la privada tampoco puedes ejercer porque hay pocas plazas tanto para el PIR como para el Máster General Sanitario que son las dos opciones que te habilitan. Sin dejar de decir que muchas personas que no se comen y vomitan los apuntes bolonienses (porque poco más tiempo da que para eso) realmente por su cuenta leen, se informan, hacen cursos… ¿y eso donde se les reconoce? Quizás algunas de esas personas sepan más que las que sacan un 10 para entrar en el máster sin, posiblemente, enterarse de nada (o acordarse) de lo que han estudiado.

En Educación Social es más de lo mismo: es un gran cajón de sastre (y desastre) en el que hay mucha morralla inservible, eso sí, aderezada con muy buenas intenciones y un discurso ambiguo que nos hace creer que valemos para todo tipo de trabajo -con el deber de meternos con calzador donde sea-, y a la vez quejarnos amargamente porque nuestra figura no está reconocida y hay otrxs que no nos dejan entrar… se nos ha debido olvidar aquello de que lo que no te gusta que te hagan… Todo ello se ve aderezado con la actitud constante de nuestrxs “representantes oficiales”, que no ven mejor manera de darnos visibilidad que reunirse entre sí en sus sínodos profesionales, donde se están preocupando más por convertirnos en policías del ciudadanismo -con las desventajas que ello acarrea a la gente con la que trabajamos, aunque miremos para otro lado-, en lugar de velar por hacer relevante nuestro esfuerzo.

Y ya vamos a Sexología: personalmente estoy encantada con la formación, aunque he de reconocer que al estarla estudiando a la vez que Psicología a veces me desbordo, pero te dan mucho material para documentarte, y encima yo tengo la suerte de tener un compañero de viaje y de profesión que me aporta más documentos para contrastar la información. Pero… ¿para que estudiamos 2 años de máster para que luego la Educación Sexual quede en manos de asociaciones que utilizan voluntarixs sin formación o los famosxs de moda “Sex Coach”? ¿o que los Psicólogos se apropien de las “terapias sexuales” que deberían ser parte de los sexólogxs? A esto también me uno a decirlo a la inversa, que puede que algún sexólogx haga terapia psicológica…

¡Comenzamos!

¡Ya tenemos web! Con ella queremos lograr un espacio en donde compartir información de las diferentes disciplinas a las que nos dedicamos (Sexología, Psicología, Enfermería, Gerontología, Educación Social) así como las distintas actividades que vayamos realizando.

Tenéis un lugar en esta web para poneros en contacto con nosotrxs para lo que queráis. También podéis hacerlo en este email: sexpresandose@gmail.com

Si quereis saber más de nosotrxs mirad en el apartado Quiénes somos.

Un saludo. ¡Esperamos que os guste!