Censúranos éste

Hay un dicho que dice algo así como: “Hoy hace un día maravilloso… verás como llega alguien y lo jode”.

Algo así le pasó a Chrysallis Euskal Herria, pues estando con todo el subidón por la campaña de las marquesinas de buses -que han podido sacar adelante gracias a una donación anónima-, desde Facebook intentaron amargarles el dulce por medio de la vil censura, además yendo en contra de sus propias normas internas:

Normas Comunitarias

Desnudos

A veces, la gente comparte desnudos con un fin determinado, por ejemplo, campañas de concientización o proyectos artísticos.

(…)

También permitimos fotografías de pinturas, esculturas y otras obras de arte donde se muestren figuras desnudas. Las restricciones sobre la exhibición de desnudos y actividades sexuales también se aplican al contenido digital, a menos que dicho contenido se publique con fines educativos, humorísticos o satíricos.

Facebook, sin tanta premura como tuvo para eliminar la foto, contestó que lo sentía mucho, y sin embargo hoy han vuelto a eliminar otra foto y a amenzar con cerrarles la página:

A lo largo de las horas también han cerrado varias cuentas y páginas de quienes han ido difundiendo la noticia.

A la vez, un intento de escupir bilis se le vino en contra al troll de turno en Twitter -ha habido unos pocos más, y no sólo de gente anónima, sino también de representantes de partidos como de profesionales, un horror-. Pero por ahora se le han sacado los colores al odio.

Desde aquí, simplemente, darles nuestro apoyo y animarles a que sigan como hasta ahora y mucho más.

¡Que llenemos el mundo de colores, de miles de colores! (Aingeru Mayor).

Anuncios